Tomatis, Mozart y el Oído Electrónico

Jozef Vervoort
Jozef Vervoort
¿Por qué tenemos dos oídos? Para oír, por supuesto, diría usted.  Nuestros oídos también nos ayudan a mantener nuestro equilibrio, a permanecer de pie, y lograr mejor control del cuerpo. También ayuda a que los movimientos corporales sean más armoniosos y hace posible el desarrollo del lenguaje y la comunicación. El oído juega un papel esencial en vigorizar el cerebro (“carga de energía el cerebro,” según Tomatis) e influye fundamentalmente en nuestro bienestar. El oído asume un papel clave como órgano sensorial.
 
El otorrinolaringólogo francés, el profesor y Dr. Alfred Tomatis, estableció la ciencia de la Audio-Psico-Fonología (APF). La APF describe la interdependencia entre el oído, la formación de la voz, el cuerpo y la mente. Tomatis desarrolló un método altamente efectivo para tratar los problemas de audición los cuales son la causa de muchos trastornos. Con la música de Mozart, cantos gregorianos especiales y la grabación de la voz de la madre del paciente, la capacidad de percepción es estimulada sistemáticamente y entrenada a través del sentido de la audición y el balance. 
 
El componente fundamental del método es el “Brain Activator”, una versión más avanzada del “Oído Electrónico”, el cual, usado en diferentes aplicaciones, es capaz de eliminar o corregir patrones de escucha inadecuados.